Necesidades del gato

Cómo cuidar de un gato | Guía para vivir con un gato | 1ª parte

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Para ayudarte a hacer feliz a tu gato, queremos facilitarte consejos y pautas para que sepas qué cuidados necesita. Para que disfrute de una vida sana, debes respetar sus particularidades y conocer aquello que necesita a nivel emocional.

Partiendo de que cada gato tiene una personalidad y unas necesidades concretas, en esta guía describimos la conducta normal de los gatos y sus necesidades básicas.

Comprenderlo os ayudará a construir una relación feliz. Además, conseguir que viva en las mejores condiciones posibles nos ayudará a proporcionarle bienestar y buena salud y evitar prevenir problemas de conducta. Si por alguna razón no podemos garantizarle estas condiciones, tu gato se sentirá estresado, afectando a su salud y comportamiento.

cuidar-gato

Necesidades del gato

  1. Un recibimiento adecuado
  2. Espacio personal. Zona de seguridad
  3. Agua
  4. Comida- alimentación
  5. Interacción óptima con los miembros de la familia
  6. Área de descanso
  7. Arenero
  8. Juego
  9. Rascador de uñas

El primer día: Un recibimiento adecuado

A los gatos les gusta tener su propio espacio. Antes de su llegada es importante que preparemos y acondicionemos la casa para que se sienta lo más cómodo posible.

Si disponemos de una habitación para el gato, allí colocaremos una cama. Inicialmente puede ser un trasportín con un cojín suave en el interior. En esta habitación también situaremos un bol con agua. La habitación ha de quedar abierta para que pueda explorar la casa si le apetece.

cuidar-gato-recibimiento

En otra habitación colocaremos un bol de comida. Y en otra habitación –lo más tranquila posible- colocaremos el arenero; y, si es posible, situaremos en la sala de estar o en el comedor, el rascador.

Cuando el gato esté adaptado a la casa y conozcamos sus preferencias, podemos poner otros boles de agua y comida en la cocina, y si decide comer en la cocina exclusivamente, entonces podemos retirar los de las habitaciones.

Espacio personal del gato. Su zona segura

A los gatos les gusta tener su propio espacio y tenerlo controlarlo. Para que lo sienta suyo, en este espacio procuraremos no molestarlo.

Dentro de esta sala, además, le acondicionaremos una zona segura. Para el gato esta zona será su espacio de retirada en situaciones de miedo. Esta puede habilitarse a nivel del suelo o en una zona elevada, teniendo en cuenta la edad y la capacidad de movilidad de tu gato.

necesidades-gato-cama

En la zona segura el gato intenta no ver aquello que le da miedo. Así que allí le colocaremos una cama en un área escondida. Las zonas seguras pueden ser utilizadas también para dormir o descansar cuando no tengan miedo.

Si tu gato convive con otros gatos, como mínimo ha de haber un escondite o zona segura para cada gato.

Agua

Los gatos originariamente provienen del desierto y han desarrollado una capacidad fisiológica para beber poco que mantienen en la actualidad. La dieta habitual de un gato en condiciones naturales está formada de alimentos con una composición de un 70% de agua (ratones y otros animales). Debido a esta alta composición de agua en su dieta natural, tienden casi a no beber agua, y en caso de hacerlo son muy selectivos.

Si le ofrecemos una dieta exclusivamente húmeda (latas) lo más habitual es que no beba agua porque no la necesita. En cambio, el gato que come una dieta seca de pienso, que supone una composición de un 10% de agua, ha de beber agua y buscará las formas más cómodas de hacerlo.

cuidados-gato-agua

Si los recipientes o fuentes que le proporcionamos no se adecuan a lo que desea, su tendencia puede ser la de evitar beber el máximo y mantenerse en un estado fisiológico límite de estrés hídrico que lo puede perjudicar en su salud física y bienestar emocional. Por este motivo es importante que conozcamos a nuestro gato y descubramos sus preferencias, también en su conducta de beber. Hay gatos a los que les gusta beber de los grifos, otros prefieren beber del bol, mientras que a otros les gusta beber agua estancada en la pica, por ejemplo.

La mayoría de gatos prefieren boles de un diámetro inferior a 15cm, de cerámica o de acero inoxidable, completamente llenos de agua, situados en las salas o zonas donde pasan más tiempo, y separados un mínimo de 3m del bol de comida y otros recursos (arenero, rascador, etc).

Tendrás que comprobar que estas preferencias son las de tu gato. En el caso que busque alternativas para beber y que no use los recipientes que le ofreces, o tenga conductas diferentes a la de beber en sus boles, has de consultarlo con el veterinario y buscar alternativas.

cuidar-gato-agua

Hay gatos que pueden sentirse más cómodos con boles muy anchos en los que sus bigotes no mantienen contacto con los márgenes. Muchos gatos muestran tendencia a beber de diversos “recipientes” (tiestos, vasos de agua, etc) que van encontrando por casa, a pesar de utilizar con normalidad su bol. Esta conducta forma parte de un patrón normal porque los gatos beben de diferentes fuentes que van encontrando por su camino. Por eso hemos de procurar ofrecerle el máximo de boles de agua repartidos por casa.

En el caso que el agua del grifo sea excesivamente clorada, le habremos de filtrar u ofrecerle un agua envasada.

El bol de agua se tiene que limpiar regularmente con un detergente suave.

El agua ha de estar fresca y se tiene que cambiar cada día entera.

Si quieres saber más acerca de cómo mejorar convivencia, puedes seguir leyendo la segunda parte de la guía felina, que trata temas tan importantes como la alimentación del gato y las pautas para una correcta interacción. Como también, puedes ir a la tercera parte, que trata los temas del juego, entorno, rascador y arenero del gato.

Escribe un comentario