Alergias en perros

Enfermedades de la piel de gatos: Dermatitis atópica

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Los gatos también padecen enfermedades cutáneas y, por ello, existe una serie de enfermedades de la piel de gatos. Una de estas, es la dermatitis atópica, o síndrome atópico felino, que suele ser una de las más extendidas y solemos referirnos a ella comúnmente como: tengo un gato con dermatitis, con piel atópica. Pero, seguro que te preguntas: ¿Qué es? ¿Qué signos puedo percibir para saber si mi gato la sufre? Y lo más importante: ¿Existe tratamiento dermatológico para gatos?

¿Qué es la dermatitis atópica del gato?

nfermedades-piel-gato-dermatitis

La dermatitis atópica felina, o síndrome atópico felino, es una enfermedad dermatológica pruriginosa crónica. Es decir, el gato que la sufre nota picor -prurito-, ya que se basa en una reacción de hipersensibilidad frente a determinados alérgenos ambientales. Así, que como ves, la base es que el gato tiene un tipo de alergia que le afecta a la piel y siente picor.

Esta enfermedad de la piel de los gatos está considerada la segunda alergia más común entre felinos, seguida por la dermatitis alérgica a la picadura de pulga.- Además, según datos extraídos de un estudio realizado entre 2001 y 2012:

El 12,5% de los gatos sufre dermatitis atópica.

¿Qué signos clínicos determinan un gato con dermatitis atópica?

El síntoma con el que se inicia el cuadro clínico es el prurito, sensación de picor en la piel. Entonces, como consecuencia del rascado, o bien, del acicalamiento excesivo de los gatos, aparecen las lesiones.

enfermedades-piel-gato

¿Qué lesiones observamos? Falta de pelo a lado y lado del cuerpo o en el vientre, pequeñas heridas alrededor de la cabeza y del cuello, otitis recurrentes o inflamación de la piel generalizada.

¡Ojo! Puede resultar complicado percatarse de que un gato se rasca. A diferencia de los perros, muchos gatos alivian su picor mediante un acicalamiento excesivo. Además, muchos de ellos sólo lo hacen a escondidas, el llamado “acicalamiento silencioso”.

En el caso de la dermatitis, se ha demostrado que la estacionalidad puede tener un efecto en la manifestación de dichos signos clínicos. Es decir, dependiendo de la época del año en que nos encontremos, los signos pueden empeorar.

alergia-gramineas

Gramíneas

La exposición a los alérgenos más comunes (como por ejemplo pulgas, ácaros del polvo o algunas gramíneas) también puede influir. Es por ello que existe la posibilidad de encontrar diferencias dependiendo del área geográfica donde viva el gato.

¿A qué edad sufren enfermedades de la piel los gatos?

En el caso de la dermatitis, y en la mayoría de los casos, la esta enfermedad de la piel se diagnostica durante los 3 primeros años de edad. No obstante, no se puede excluir el síndrome atópico en gatos mayores, puesto que 1 de cada 4 muestran los primeros síntomas a partir de los 7 años. Así, que no existe una edad concreta, por lo tanto, deberías vigilar este tema a lo largo de su vida para asegurarte de que no la padece, o, poderle ayudar.

Diagnóstico de la dermatitis atópica felina

enfermedad-gato-diagnostico

El principal reto que supone el diagnóstico de esta enfermedad de la piel felina se basa en que, clínicamente, la dermatitis atópica felina y la hipersensibilidad alimentaria -alergia a algún ingrediente de su dieta- son indistinguibles. De hecho, también puede confundirse con otras dermatitis causadas por parásitos.

Entonces, ¿cómo lo hacemos? Para poder llegar al diagnóstico, tu veterinario o dermatólogo veterinario te hará una serie de preguntas y examinará detenidamente las lesiones de tu mascota.

Actualmente, no disponemos de ningún test fiable que diagnostique directamente la atopia del gato. La única manera de hacerlo es mediante la exclusión de otras patologías, que frecuentemente consiste en instaurar un tratamiento para parásitos externos y observar la respuesta a una dieta hipoalergénica.

¿Hay tratamiento?

El síndrome atópico felino es unas de las enfermedades de la piel de gato crónicas. Por tanto, para garantizar el bienestar de nuestro amigo felino, necesitamos controlar el prurito que causa a largo plazo.

gato-picor-prurito

En muchos casos este control del picor es posible mediante el mantenimiento de desparasitación externa rutinaria y ciertos cuidados de la piel. De todas maneras, a veces no es suficiente y requerimos añadir el uso de ciertos fármacos.

Además, existen varias opciones de tratamiento, como la inmunoterapia o el uso de diferentes medicamentos como la ciclosporina, el oclacitinib o la prednisolona.

La mejor opción siempre será concertar cita con un dermatólogo especialista en gatos para que nos ofrezca un tratamiento diseñado individualmente para cada paciente felino. Esta adaptación individualizada se realiza, en gran parte, a partir  de la severidad de la dermatitis y del estilo de vida del gato.

En resumen, la dermatitis del gato, o síndrome atópico felino, es una enfermedad pruriginosa crónica que, una vez diagnosticada, puede tratarse y volver a ofrecer a tu gato una calidad de vida excelente.

Ya sabes, ante cualquier pregunta, no dudes en ponerte en contacto con nuestro hospital, ya que contamos con servicio de dermatología. Te asesoraremos sobre enfermedades de la piel de gato para mejorar su bienestar y calidad de vida.

Escribe un comentario